“Un cuento de Navidad” de Charles Dickens

“Un cuento de Navidad” de Charles Dickens

“ Honraré la Navidad con todo mi corazón y procuraré observar su espíritu todo el año. Viviré en el pasado, en el presente y en el futuro. Los espíritus de los tres actuarán dentro de mí. No cerraré los oídos a las lecciones que ellos me enseñen. ¡Ay, dime que puedo borrar lo que está escrito en esta lápida! ” 

Ebenezer Scrooge, “Canción de Navidad”, Charles Dickens.

El Cuento de Navidad 

Este cuento, famosamente conocido como “A Christmas Carol”, fue escrito por Charles Dickens en 1843 y cuenta la historia de un hombre egoísta y huraño que cambia su forma de ser durante unas frías navidades debido a la visita de tres fantasmas.

La historia está ambientada en la ciudad de Londres durante un día «frío, desapacible, cortante y con niebla» de Nochebuena. Está estructurada en cinco capítulos denominados «estrofas», de los cuales tres hacen referencia a los encuentros de los «fantasmas de la Navidad» —pasado, presente y futuro— con Ebenezer Scrooge, un anciano avaro y egoísta que desprecia todo lo relacionado con la Navidad.

La primera estrofa, El espectro de Marley, comienza siete años después de la muerte de Jacob Marley, el socio de Scrooge. Se describe a Scrooge como un trabajólico solamente interesado en ganar dinero, «duro y agudo como un pedernal que ningún eslabón logró jamás sacar una chispa de generosidad; […] secreto, reprimido y solitario como una ostra», cuya personalidad le impide, por ejemplo, aceptar la invitación de su sobrino para cenar con él y su familia el 25 de diciembre, o realizar donativos para los pobres. Esa noche, la visita del espíritu de Marley le hace ver al anciano las consecuencias de la avaricia y el egoísmo, representados en una larga y pesada cadena «hecha con arquillas para dinero, llaves, candados, libros de contabilidad, escrituras de compraventas y pesadas talegas de acero» que arrastra consigo indefinidamente. Su antiguo colaborador también le advierte del arribo de otros tres fantasmas esa misma noche con el fin de «evitar un destino» como el mencionado anteriormente.

Las apariciones de los tres fantasmas de las Navidades son el hilo conductor de la trama en las siguientes tres estrofas. Scrooge debe acompañar a cada uno de los espectros a evocar momentos de la infancia y juventud del primero —entre los cuales se incluyen el encuentro con su hermana Fan, que murió joven tras dar a luz; y una fiesta navideña organizada por su antiguo jefe, el señor Fezziwig—, etapas caracterizadas por su amabilidad e inocencia.

El segundo de los encuentros le permite conocer la situación de pobreza en la que vive la familia de su empleado Bob Cratchit, cuyo hijo más pequeño, Tim, está gravemente enfermo; y la forma en la que su sobrino celebra las fiestas decembrinas. No obstante, la visión que le muestra el tercer fantasma, de su muerte tras una vida solitaria, «malvada y tacaña» le lleva a reflexionar y cambiar de actitud, de forma que «haré honor a la Navidad en mi corazón y procuraré mantener su espíritu a lo largo de todo el año».

La novela finaliza con la estrofa en la que Scrooge despierta en su habitación el día de Navidad convertido en un hombre generoso y amable, ávido de celebrar las fiestas con los demás. Tras acudir a cenar a casa de su sobrino, brindar un donativo considerable a los pobres, aumentar el sueldo de Cratchit y ofrecerle apoyo económico para el cuidado del pequeño Tim, se revela que Scrooge «no volvió a tener trato con aparecidos, pero en adelante vivió bajo el principio de abstinencia total y siempre se dijo de él que sabía mantener el espíritu de la Navidad como nadie».

Charles Dickens y la novela

El escritor Charles Dickens nació en 1812, en el seno de una familia de clase media que atravesó dificultades financieras como consecuencia de los derroches de su padre, John Dickens . Sin embargo, su situación se agravó con el encarcelamiento de este último en 1824 en Marshalsea, una cárcel situada en Southwark, Londres. Charles, que por aquel entonces tenía doce años de edad, se vio obligado a empeñar su colección de libros, abandonar la escuela y comenzar a trabajar en una fábrica de producción de betún para calzado. El cambio radical de vida le produjo «una profunda ira social y personal» que influyó en gran medida en su manera de escribir y en su perspectiva social.

Durante la época victoriana, las celebraciones navideñas tuvieron un auge importante. Por ejemplo, la reina Victoria y el príncipe Alberto extendieron la tradición del árbol de Navidad en Gran Bretaña en el siglo XVIII, mientras que, a comienzos del siglo xix, los villancicos recobraron el nivel de relevancia que habían perdido a lo largo de varios años. Otro de los factores que influyó en Dickens en el momento de concebir su obra navideña fue la situación de pobreza en la que vivían una notable cantidad de niños ingleses a mediados del siglo XIX. Durante una visita a las minas de estaño de Cornualles, a principios de 1843, el escritor se molestó por las pésimas condiciones de trabajo a la que estaban expuestos los menores de edad.

La actitud de la sociedad británica de esa época hacia la pobreza infantil es una de las principales temáticas que motivaron la redacción de la novela, que Dickens deseaba usar como instrumento para exponer su rechazo a tal situación. A grandes rasgos, Scrooge es el paradigma del egoísmo cuya actitud acarrea una serie de repercusiones que son exploradas a lo largo del texto; la miseria infantil es representada en las figuras alegóricas de Necesidad, Ignorancia, y en el personaje de Tiny Tim, cuya incorporación busca la simpatía del lector.

Publicado el 19 de diciembre de 1843, hace ya más de 170 años, es uno de los relatos más leídos y representados durante las fiestas navideñas. Películas y series televisivas han contribuido a difundir este clásico que Charles Dickens escribió con título de “A Christmas Carol. In Prose. Being a Ghost Story of Christmas”. Sin embargo, este cuento de Navidad para niños, sigue hoy en día muy vigente, dando una lección sobre la bondad, la solidaridad y el espíritu de la Navidad. 

Los comentarios están cerrados.