El Frente Polisario podría reclamar a la Unión Europea más de 1.000 millones de euros tras la anulación de los acuerdos comerciales y de pesca con Marruecos.

El Frente Polisario podría reclamar a la Unión Europea más de 1.000 millones de euros tras la anulación de los acuerdos comerciales y de pesca con Marruecos.

El Frente Polisario es considerado desde 1973 como el movimiento de liberación saharaui. En sus inicios ejercía oposición contra España, pero en la actualidad lucha por la liberación del Sahara de la ocupación marroquí. Recordemos que con los Acuerdos de Madrid, firmados en 1975, España transfirió sus responsabilidades y poderes como Potencia Administradora y transmitió los mismos a Marruecos y Mauritania. El 6 de noviembre de 1975, Marruecos llevó a cabo la Marcha Verde, una marcha en la que decenas de miles de marroquíes ocuparon el territorio saharahui, que a día de hoy sigue bajo el mando del gobierno marroquí. 

Según el Derecho Internacional, el Acuerdo de Madrid no es válido ya que España no podía haber transferido la condición de Potencia Administradora a otro Estado debido a la ausencia del pueblo saharaui en las negociaciones. Las Potencias Administradoras tienen la obligación de garantizar la libre determinación de sus antiguas colonias. Puesto que el referéndum de autodeterminación nunca se llevó a cabo en el Sáhara, este territorio sigue siendo considerado “Territorio no autónomo” por la Asamblea General de las Naciones Unidas. 

El pasado mes de septiembre, el Tribunal General de la Unión Europea anuló los acuerdos comerciales y de pesca con Marruecos tras los recursos presentados por el Frente Polisario, quienes defendían su ilegalidad ya que se comerciaba con productos obtenidos de las costas y cosechas del Sáhara Occidental, un territorio que la comunidad internacional no reconoce como parte de Marruecos. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ya se había pronunciado a favor de las peticiones del Frente Polisario en 2019 cuando la UE firmó el acuerdo de libre comercio y productos agrícolas y el acuerdo pesquero con Marruecos. La opinión del pueblo saharaui debería de haberse tenido en cuenta puesto que el 90% de los recursos incluidos en el acuerdo de pesca se obtienen en las aguas adyacentes al Sáhara Occidental. La anulación de los tratados no va a ser inmediata, el Tribunal General de la UE ha dado un plazo de dos meses a las partes para presentar recursos. 

La última actualización del caso fue que el pasado 1 de octubre se dio a conocer la posibilidad de que el Frente Polisario reclame al menos 1000 millones de euros por los daños y perjuicios ocasionados por la firma de estos acuerdos. Esta cifra se corresponde con el valor de las importaciones durante los dos últimos años en los que estuvieron en rigor los acuerdos. A esta cifra podría añadirse el valor de las capturas que han realizado barcos europeos autorizados a faenar en estas aguas por los acuerdos de pesca de 2019. El gobierno español ha anunciado que recurrirá la sentencia del TGUE y pedirá a las instituciones europeas que hagan lo mismo. 

Los comentarios están cerrados.